Berenjena: un ‘globo de agua’ muy vistoso para cocinar

Bajas en calorías, ricas en agua y con un sabor muy suave, las berenjenas dan mucho juego en la cocina para preparar recetas saludables y variadas
Por Laura Caorsi 30 de abril de 2024
cocinar con berenjenas
Imagen: Andy M
Su forma de gota alargada, su llamativo color y la textura brillante de su piel recuerdan a un globo de agua. Sin embargo, es su interior lo que confirma el parecido: las berenjenas est√°n entre los alimentos que contienen m√°s agua, un elemento que supera el 92 % de su composici√≥n nutricional. Pero esta no es la √ļnica bondad que tiene esta hortaliza. A continuaci√≥n, te contamos las principales propiedades nutricionales de las berenjenas, c√≥mo elegir las mejores en el mercado y qu√© tener en cuenta al prepararlas en la cocina.

Propiedades nutricionales de las berenjenas

Además de agua, las berenjenas también nos aportan potasio, cantidades medias de fibra y algunos minerales importantes, como el magnesio y el calcio. Como tiene pocas calorías (apenas 84 kcal por cada 100 gramos), es una buena candidata para las dietas de control de peso.

Aunque se venden en el mercado todo el a√Īo, las que encontraremos en los siguientes meses son, en general, las m√°s ricas. Las berenjenas crecen mejor con el calor, as√≠ que las que se desarrollan en primavera y verano son una delicia.

ūüĎČ La clave para elegirlas est√° en buscar aquellas que sean firmes al tacto y no tengan marcas o cortes en la piel. Esto es importante porque la berenjena es una hortaliza muy sensible que se deteriora con rapidez y cuya pulpa se oxida en contacto con el aire. Su piel las protege, pero es muy fina, as√≠ que en casa conviene manipularlas con cuidado para evitar roturas, como si fueran globos de agua.

Cómo quitarles el sabor amargo

Las berenjenas se pueden preparar de muchísimas maneras: en salteados y pistos, al horno, fritas, rebozadas, en musaka estilo griego…

platos con berenjenas
Imagen: KaterynaSednieva / iStock

Lo importante, en todos los casos, es eliminar el deje amargo que tiene su pulpa y que, en algunos casos, podría estropearnos el plato.

ūüí° Hay un truco muy sencillo para esto:

  • Abrimos la berenjena, hacemos unos cortes en su carne y le echamos sal.
  • La dejamos reposar as√≠ durante media hora sobre una rejilla (primero con la pulpa hacia arriba, luego con la pulpa hacia abajo). La sal har√° que brote el jugo de la berenjena (el responsable del sabor) hacia la superficie.
  • Enjuagamos bajo el chorro de agua fr√≠a, secamos con un pa√Īo y ¬°lista para cocinar!
Sigue a Consumer en Instagram, X, Threads, Facebook, Linkedin o Youtube