Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

La dieta mediterránea, aliada de los pacientes respiratorios

Cuando una persona con enfermedad respiratoria crónica tiene un mal control de su peso, tanto por exceso como por defecto, su salud se puede agravar

dieta mediterranea pulmones Imagen: Ponyo Sakana

Uno de los aspectos más importantes que deberíamos cuidar en nuestro día a día es la alimentación, y más aún si tenemos una enfermedad crónica de base, como es el caso de las respiratorias. Cuando una persona con enfermedad respiratoria crónica tiene un mal control de su peso, tanto por exceso como por defecto, su salud se puede agravar. Por ello es fundamental que en especial estos pacientes se mantengan dentro de su peso ideal. Este mes hemos celebrado el Día Mundial de la Alimentación, por lo que en este artículo abordamos qué alimentación, basada en la dieta mediterránea, resulta la más adecuada para este tipo de pacientes.

¿Cómo sabemos si nuestro peso es bueno?

Una herramienta muy útil y sencilla para conocer si nuestro peso está dentro de los valores de peso saludable es el índice de masa corporal (IMC). Para calcularlo solo tenemos que dividir nuestro peso en kilogramos entre el cuadrado de nuestra altura en metros. El resultado nos indica:

  • IMC < 18,5: bajo peso
  • IMC = 18,5 – 24,9: peso saludable
  • IMC = 25 – 29,9: sobrepeso
  • IMC > 30: obesidad

Cómo influye nuestro peso en la respiración

La obesidad produce dificultad para respirar porque el diafragma, el músculo que se encuentra debajo de nuestros pulmones y que se desplaza como un ascensor cuando respiramos, no se moverá bien por la grasa acumulada en el abdomen. Además, el pecho no se expandirá adecuadamente, por ello las respiraciones serán superficiales. Todo esto hace que el oxígeno no llegue en cantidad suficiente a la sangre, una circunstancia que se acrecentará cuando tengan que hacer un esfuerzo físico.

El exceso de peso suele ser un problema de salud asociado a enfermedades respiratorias como la apnea del sueño, el asma y la EPOC.

Tener bajo peso es una complicación que llega a estar presente en un 20-40 % de las personas con enfermedad respiratoria grave. Por ejemplo, en pacientes con EPOC un IMC < 21 se relaciona con un mal pronóstico.

Los músculos respiratorios junto con el corazón son los músculos que durante toda nuestra vida no paran un segundo de trabajar. Respirar consume energía: entre el 2 y 3 % de la energía total que gasta nuestro organismo al día lo hacemos en el simple hecho de respirar. Por ello es necesario realizar un aporte adecuado de calorías para que esta no se vea afectada y tener ciertas reservas no está de más.

dieta mediterranea respirar
Imagen: JESHOOTS-com

Qué nutrientes y alimentos pueden ayudar a los pulmones

La dieta mediterránea es una de las herramientas más potentes para cuidar nuestro peso, con independencia de si tenemos una enfermedad respiratoria de base o no. Pero lo que hace especial a esta dieta es que incluye alimentos con propiedades interesantes para este tipo de pacientes y para mejorar el funcionamiento de nuestro sistema respiratorio.

✅ Comer abundantes proteínas, presente en carnes, pescados, legumbres y lácteos, ayudarán a la fabricación de anticuerpos y, por lo tanto, a la protección frente a infecciones.

✅ El fósforo, presente carnes, huevos y lácteos, contribuirá a la construcción y reparación de tejidos.

✅ Los antioxidantes protegen al organismo del daño que pueden producir sustancias como el ozono y dióxido de carbono.

  • La vitamina A repara el daño producido en las mucosas respiratorias, además de que evita el envejecimiento prematuro de las células del sistema respiratorio. La podemos encontrar en alimentos de origen animal como el hígado, la yema de huevo o los lácteos no desnatados, y en vegetales como la zanahoria, la calabaza o las espinacas, entre otros.
  • La vitamina C, presente en cítricos, pimientos y tomates, y la vitamina E, que podemos hallar en frutos secos y en el aceite de oliva virgen, además de ser antioxidantes refuerzan nuestro sistema inmunitario.

✅ Los ácidos grasos omega 3, presentes en el pescado azul, tienen un alto poder antiinflamatorio.

⚠️ Limitar el consumo de sal mejorará la retención de líquidos.

✅ El consumo de alimentos ricos en calcio puede ayudar a la función pulmonar y a fortalecer al sistema inmunitario, por ello es recomendable tomar alimentos como el queso, el yogur y la leche.

✅ Los vegetales de hojas verdes oscuras, las lentejas y algunos mariscos son alimentos ricos en magnesio, el cual ayuda a controlar la actividad de los bronquios.

Consejos para mantener un peso ideal

➡️ Si tu peso está por debajo del IMC, incrementa el valor nutritivo de tus comidas sin aumentar el volumen e ingiere, en los momentos con más apetito del día, los alimentos con más contenido energético y proteínas.

➡️ Si, por el contrario, tienes exceso de peso, es recomendable que evites el consumo de alimentos ricos en grasas de origen animal y alimentos proteicos grasos, bebidas con azúcar y/o alcohol, productos procesados…; lleves un dieta rica en verduras, frutas, hortalizas, legumbres, cereales (mejor integrales) y frutos secos; y vayas a la compra con una lista cerrada, sin hambre y con cuidado, porque no todos los alimentos catalogados como light, “0%” o “sin colesterol” indican que aportan pocas calorías.

Si tienes dudas sobre este y otros temas sobre salud pulmonar puedes escribirnos a cuentanos@lovexair.com

Bibliografía

Cómo influye tu peso en la respiración

El verano y las patologías respiratorias

La dieta y la nutrición, de la European Lung Foundation

Recomendaciones nutricionales en pacientes con EPOC, del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Clínico Universitario de Valladolid

loveXair

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones