Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Un déficit de ácidos grasos omega-3 afectaría a la estabilidad emocional

La dieta de algunas personas, sobre todo en países occidentales, carece de un aporte suficiente de estos elementos

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: martes 1 febrero de 2011

ácidos grasos omega-3 podrían afectar a la estabilidad emocional. Lo sugiere un estudio del Instituto de Neurobiología Mediterráneo del Instituto Nacional de la Sanidad y la Investigación Médica (INSERM) de Francia en Marsella y la Universidad de Bordeaux que se publica en la edición digital de la revista “Nature Neuroscience”.

Este equipo muestra en su trabajo que los niveles insuficientes de ácidos grasos omega-3 en las dietas a largo plazo de ratones afectan a la plasticidad en regiones cerebrales específicas y a la conducta emocional. Debido a que la investigación previa ha sugerido que la dieta de algunas personas, en particular de aquellas de los países occidentales, carece de suficientes ácidos grasos poliinsaturados omega-3 (n-3), este estudio tiene el potencial de documentar los estudios de malnutrición y su asociación con los trastornos del estado de ánimo en humanos.

Los científicos descubrieron que los ratones cuyas madres se habían alimentado de una dieta deficiente en omega-3 durante su gestación y se criaron con esta misma alimentación deficiente, mostraban conductas que sugerían un aumento de la ansiedad y la depresión, en comparación con ratones criados con una dieta equilibrada.

El registro de tejido cerebral de estos ratones deficientes en omega-3 reveló la carencia de un tipo de plasticidad sináptica, la depresión a largo plazo, específicamente en dos regiones del cerebro, la corteza prefrontal prelímbica y el núcleo accumbens, implicadas antes ya en la conducta emocional y los trastornos del estado de ánimo. Los autores también descubrieron que a este defecto específico de plasticidad subyacía un déficit específico en la vía de señalización del receptor cannabinoide tipo 1.

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones