Deuterofobia: cuando el rechazo al lunes se transforma en miedo y ansiedad

La fobia a los lunes existe. En este artículo te explicamos cómo detectar los síntomas asociados, qué medidas tomar para atajarla y cuándo debemos pedir consulta médica
Por Sonia Recio 10 de abril de 2022
ansiedad por el lunes
Imagen: iStock
El lunes puede que no sea nuestro día favorito, pero de ahí a tenerle pánico cuando se acerca hay un abismo. Si realmente su llegada nos sumerge en una espiral de terror irracional, quizá padezcamos deuterofobia. Consultamos con una especialista sobre las causas, los principales síntomas y su tratamiento.

Para muchas personas el domingo es un día aciago. Conforme avanza la jornada, y sobre todo durante el transcurrir de la tarde, comienzan a sufrir estrés, ansiedad y nerviosismo. También padecen dolores de estómago, cabeza e incluso taquicardias.

El motivo de este variado conjunto de s√≠ntomas, tanto f√≠sicos como ps√≠quicos, se llama lunes. El p√°nico al primer d√≠a de la semana se denomina t√©cnicamente deuterofobia. En casi la totalidad de los casos est√° provocado por la vuelta a la rutina laboral. Tener un trabajo desmotivador o aburrido, sufrir a un jefe demasiado exigente o lidiar con unos compa√Īeros poco agradables son algunas de las causas de esta negaci√≥n a regresar a la actividad.

Acabar con la fobia a los lunes es relativamente sencillo, pero debemos ser proactivos. El primer paso, como en muchas otras cosas, es reconocer que algo no marcha como debe. Luego tendremos que poner en práctica alguna que otra estrategia para recuperar la motivación (y la ilusión) por el primer día de la semana.

Si no notamos avances significativos en un tiempo prudencial, habr√° que acudir a un especialista para que nos ayude con la terapia adecuada. Aunque no lo notemos, muchas veces la deuterofobia viene acompa√Īada de otras patolog√≠as algo m√°s complejas de solucionar sin el tratamiento adecuado. En este art√≠culo te explicamos c√≥mo detectar los s√≠ntomas asociados a la fobia a los lunes, qu√© medidas tomar para atajarla y cu√°ndo debemos pedir consulta m√©dica.

¬ŅQu√© es la deuterofobia?

Pr√°cticamente a nadie le gustan los lunes. A diferencia del s√°bado o del viernes ‚ÄĒque anuncian tiempo de ocio y m√°s horas de sue√Īo‚ÄĒ, los lunes son sin√≥nimo de vuelta a la rutina y a los poco queridos madrugones.

Sin embargo, para muchas personas el arranque de la semana se hace más cuesta arriba que para otras. La noche del domingo comienzan a manifestar todo tipo de síntomas provocados por la cercanía del lunes. Volver al trabajo les produce pánico: padecen lo que se denomina deuterofobia.

Deuterofobia proviene de ‚Äúdeutera‚ÄĚ, que significa lunes en griego. ‚ÄúSe podr√≠a definir como un malestar por ir a trabajar los lunes, un sentimiento de pereza, de hast√≠o de comenzar la semana laboral‚ÄĚ, explica Elena Dapr√°, psic√≥loga cl√≠nica, experta en coaching y vocal de la Secci√≥n de Psicolog√≠a del Trabajo, Organizaciones y Recursos Humanos del Colegio Oficial de la Psicolog√≠a de Madrid.

Seg√ļn un informe de la consultora argentina Bayton, el lunes provoca desgano entre la poblaci√≥n. Siete de cada diez entrevistados indicaron que este d√≠a les daba m√°s pereza de lo normal. Tanto es as√≠ que crece la demanda de atenci√≥n m√©dica y se registra un mayor ausentismo laboral. El estudio cifra este aumento en un 35 % respecto al resto de jornadas de la semana. ‚ÄúLa deuterofobia tiene que ver con la salud laboral‚ÄĚ, opina la especialista.

¬ŅQu√© provoca esta fobia?

deuterofobia agobio lunesImagen: María Prieto

Las causas de este miedo patol√≥gico a los lunes son muy variadas, pero tienen algo en com√ļn: el malestar que sufrimos en el trabajo. As√≠ lo explica Dapr√°: ‚ÄúHay much√≠sima gente que est√° muy aburrida; est√° poco motivada. La motivaci√≥n es una de las condiciones b√°sicas para levantarte el lunes. El no tener unas condiciones laborales √≥ptimas tambi√©n favorece que el domingo sientas que no quieres ir a trabajar. Un mal clima laboral o tener un jefe insoportable tampoco ayuda‚ÄĚ.

La ausencia de v√≠nculos afectivos con el trabajo (que no nos guste), el que sea un empleo que nos absorba la vida o que sea muy repetitivo y aburrido son otros de los motivos esgrimidos por Dapr√° para sufrir deuterofobia. ‚ÄúAl final son todo causas que tienen que ver con c√≥mo es ese trabajo o c√≥mo me lo tomo yo, c√≥mo lo vivo‚ÄĚ, puntualiza la terapeuta.

Dapr√° cree que desde la pandemia todo se ha radicalizado y polarizado. ‚ÄúEstas polarizaciones han provocado que la gente aguante menos, tenga menos paciencia, est√© m√°s irascible. Si la persona ya arrastraba un trabajo que no le llenaba, sufrir el confinamiento y experimentar el teletrabajo han servido para evidenciar esta fobia a los lunes‚ÄĚ, matiza la experta.

¬ŅCu√°les son los s√≠ntomas de la deuterofobia?

Hay una serie de s√≠ntomas inequ√≠vocos que evidencian que podemos padecer fobia a los lunes. Algunos son leves. ‚ÄúLa persona refiere pesadillas la noche del domingo al lunes, dificultad para levantarse, sudoraci√≥n nocturna, ansiedad justo antes de acostarse o por la ma√Īana del lunes‚ÄĚ, sintetiza Dapr√°.

Otras manifestaciones son algo m√°s graves. ‚ÄúEn los casos extremos se aprecian taquicardias, sensaci√≥n de dolor y vac√≠o en el est√≥mago‚ÄĚ, indica la especialista.

¬ŅCu√°ndo deber√≠amos consultar con un terapeuta? La psic√≥loga lo tiene claro: ‚ÄúSi estos s√≠ntomas ocurren de manera insistente todos los domingos. Hay que tener en cuenta que la deuterofobia, lejos de estabilizarse o desaparecer, suele ir a m√°s con el paso del tiempo‚ÄĚ.

Estrategias para tratar la deuterofobia

Para Dapr√°, acabar con la deuterofobia requiere que la persona colabore activamente. Lo primero es planificar una experiencia agradable para los lunes, ‚Äúas√≠ compensaremos esa ‘mala experiencia’ de ir a trabajar‚ÄĚ. Pero no vale cualquier actividad. ‚ÄúTiene que ser algo que nos apetezca, como ir a jugar al p√°del al acabar la jornada laboral, si es que nos apasiona este deporte‚ÄĚ. La actividad no tiene porqu√© ser tras el trabajo. ‚ÄúPodemos darnos el capricho de ir a tomar un caf√© a un sitio especial antes de iniciar la jornada, por ejemplo. O escuchar m√ļsica; la m√ļsica cambia bastante el estado de √°nimo‚ÄĚ, sugiere.

Tambi√©n es importante realizar actividades de desconexi√≥n, como ir gimnasio o quedar con los amigos. ‚ÄúSon herramientas para que la persona se evada y salga de ese lunes fat√≠dico‚ÄĚ, considera la doctora. ‚ÄúApoyarse en la familia y en los amigos es tambi√©n importante. Los lunes deber√≠amos cenar con ellos‚ÄĚ, afirma Dapr√°.

Cu√°ndo consultar a un especialista

Si poniendo en pr√°ctica estas estrategias no es suficiente, llega el momento de ir a un terapeuta. ‚ÄúSi estamos ante una fobia, el tratamiento es bastante r√°pido. Son miedos irracionales y, una vez que se trabajan los par√°metros ‘pienso, siento y hago’, las personas comienzan a racionalizar su problema‚ÄĚ, explica la psic√≥loga.

Sin embargo, lo m√°s frecuente es que la deuterofobia venga acompa√Īada de m√°s cosas. ‚ÄúAnsiedad, miedo al virus, un trastorno obsesivo compulsivo‚Ķ La gente que llega al especialista realmente no tiene claro lo que le pasa‚ÄĚ, concluye Dapr√°. Raz√≥n de m√°s para acudir a un terapeuta si el lunes nos provoca tanto desasosiego vital.