Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Seguridad alimentaria

Evolución del consumo tras la crisis

El consumo de carne de vacuno se ha resentido considerablemente tras la declaración del primer caso de “vaca loca” en España, en noviembre de 2000.
La tendencia durante los últimos cinco años ha ido claramente a la baja, descenso que se ha reflejado en cada una de las comunidades autónomas, aunque con diferencias respecto unas de otras.

Evolución del consumo tras la crisis

Entre 1994 y 1999 el descenso ha supuesto una caída de un 10%, pasando de 10,5 kg per capita en 1994 a 9,6 kg per capita en 1999. El ligero repunte experimentado en 1999 respecto a 1998 y la tímida tendencia al alza durante el año 2000 se han visto truncados por un descenso significativo del consumo tras la aparición de la primera “vaca loca”.

Desde que apareció el primer caso de encefalopatía espongiforme bovina (EEB) en nuestro país, el porcentaje de consumidores que han optado por no degustar la carne de vacuno es elevado. Y todo ello a pesar de las innumerables medidas de protección de la salud que se han establecido “a golpe de norma” por las diferentes administraciones implicadas. La complejidad y el desconcierto que, en algunos casos han determinado su implantación y cumplimiento, han impedido recuperar totalmente la confianza del consumidor hacia este tipo de carne. El descenso del consumo en el hogar coincide con la primera declaración oficial de un caso de “vaca loca” en España, el día 22 de noviembre de 2000 ( “Parrula”, cuyo registro, por muerte, data del 25 de octubre de 2000).


Una aproximación a los últimos datos sobre consumo de carne de vacuno, tanto en el hogar como en los establecimientos de hostelería y restauración, facilitados por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), revelan claramente que el consumidor, a principios de agosto del presente año, todavía no había recuperado totalmente la confianza en el producto. Los datos acumulados en hogares para el período comprendido entre noviembre de 2000, mes de la declaración, y julio de 2001, último mes del que se disponen datos de consumo por el MAPA, suponen un descenso del 25% con respecto al período de noviembre 1999-julio 2000 para el conjunto del Estado.

En hostelería y restauración el consumo de carne ha sufrido un descenso más acusado que en los hogares españoles, siendo éste un 29,7% menor en el primer semestre del año 2001 que al del año 2000. El descenso más significativo se produce durante el primer trimestre de 2001 y supone una variación de casi un 37% con respecto al del año anterior. Pero no todas las comunidades autónomas siguen la misma pauta.

Paginación dentro de este contenido


Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones