Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

Refrescos light caseros

Los refrescos light hechos en casa son una interesante alternativa a las típicas bebidas azucaradas cuando apetece degustar una bebida dulce o frutal en los días de verano

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 27 abril de 2006

Los refrescos triunfan en verano, por su variedad de sabores y porque las burbujas dejan una agradable sensación de frescor. Sin embargo, los refrescos tradicionales tienen abundante azúcar: una lata contiene disueltos entre 30 y 35 gramos (el equivalente a cuatro o cinco sobres de azúcar), por lo que aporta muchas calorías vacías (energía sin ningún nutriente). Para mejorar la dieta sin renunciar a un capricho, estas bebidas se pueden sustituir por refrescos caseros, más saludables, más nutritivos y menos azucarados. El siguiente artículo ofrece unas cuantas ideas para elaborar en casa refrescos light y disfrutar de su frescura en los meses más calurosos.

Los refrescos tradicionales pueden formar parte de una dieta saludable y equilibrada si se consumen de forma ocasional y con medida. Sin embargo, en determinadas circunstancias, como en el caso de padecer diabetes, obesidad o triglicéridos elevados, son más aconsejables las versiones light. Estas sustituyen el azúcar por edulcorantes sin calorías, por lo que son bebidas con un valor energético muy inferior a la versión original, más adecuadas si se ha de controlar la ingesta de azúcar y las calorías de la dieta. Cabe señalar que, en el momento de elegir, el agua ha de ser siempre la principal bebida de referencia. Sin embargo, a veces apetece darse un gusto. En estos casos, antes de comprar un refresco industrial -sea o no sea light-, conviene echar un vistazo a la despensa y la nevera de casa. Con muy pocos ingredientes se pueden hacer refrescos caseros mucho más naturales, saludables y nutritivos.

Bebidas refrescantes, desde frutas hasta chocolate

Un refresco casero fácil de preparar y casi sin calorías es la limonada. Elaborarla es tan sencillo como mezclar zumo de limón, agua y edulcorante, en lugar de azúcar, para que el valor energético de la bebida sea casi nulo. Los amantes de las burbujas pueden utilizar gaseosa (las hay sin calorías) y añadir diferentes ingredientes para obtener una bebida de un sabor u otro. Zumo de limón, naranja, fresas, melón, sandía o mango, o bien café o té, conforman algunos refrescos muy saludables. Se puede agregar a la preparación un puñado de hielo machacado, casi triturado, de manera que se obtenga un granizado.

Para los apasionados del chocolate, es posible elaborar un delicioso refresco ligero de cacao con la mezcla de un litro de leche con cuatro cucharadas de cacao light en polvo y edulcorante, si se desea un sabor más dulzón. Si la leche es desnatada, las calorías del producto final son todavía menores. De esta forma, se obtiene un batido de chocolate con muy pocas calorías.

Sin embargo, las protagonistas de esta temporada son las frutas, en especial las que no se encuentran en otros momentos del año y que, por tanto, conviene aprovechar. Algunas sugerencias para elaborar en casa (y evitar que se eche a perder el excedente de frutas) pueden ser estas:

Refrescos y hielo: polos y granizados

Con estas combinaciones de ingredientes, además de elaborar bebidas, también es posible hacer granizados y polos de hielo. Si se vierte la misma preparación en un vaso de batidora con hielo, se obtienen unos ricos granizados. Y si se introducen los refrescos caseros en moldes dentro del congelador, en unas horas se podrá saborear un polo de hielo muy natural, sin aditivos añadidos.

Para hacer un polo de hielo, se coloca la bebida en unos moldes alargados preparados para polos o en un vaso de yogur con un palito de plástico o de madera y se deja enfriar al menos durante cinco horas. Tanto los niños como los mayores podrán disfrutar de un polo de hielo con muy pocas calorías en cualquier momento del día, ya que el ingrediente principal es el agua (en un 85%-90% de su composición).

El aporte calórico de este alimento es escaso, alrededor de 70 calorías por 100 mililitros, frente a las 200-250 calorías por 100 mililitros de los helados de crema o leche. Los helados de hielo no contienen grasa ni colesterol, ya que en su elaboración no se utiliza nata ni leche. Tampoco contienen proteínas, unos nutrientes que sí están presentes en los helados de crema. Por tanto, el valor calórico de los helados de hielo dependerá de la cantidad de azúcar que se use.

RSS. Sigue informado

Al publicar un comentario aceptas la política de protección de datos

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto