Saltar el menú de navegación e ir al contenido

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación

La crema de mantequilla y sus variedades

A partir de una crema de mantequilla se pueden elaborar variedades muy apetitosas

  • Autor: Por
  • Fecha de publicación: jueves 11 mayo de 2006
La crema de mantequilla es una elaboración básica en las recetas de pastelería, tanto para el relleno de bizcochos como de bollos y para la elaboración de pequeños pastelitos. Se trata de una crema muy delicada, que para su obtención requiere de un cierto cuidado si se pretende que el resultado sea satisfactorio.

Cómo se elabora la crema de mantequilla

Los ingredientes necesarios para la elaboración de esta crema son: azúcar, huevos, agua y mantequilla. En algunas fuentes aparece esta receta sin los huevos, sin embargo merece la pena añadirlos, puesto que se trata de un ingrediente que le aporta cremosidad y finura.

Cantidades para el relleno de un bizcocho

Las cantidades que se necesitan de cada uno de los ingredientes son: 100 g de azúcar, 200 g de mantequilla, 40 mililitros de agua, 1 huevo y 1 yema.

Con el azúcar y el agua se prepara un almíbar a punto de hebra floja, es decir, hay que hervir el agua con el azúcar hasta que coja un poco de densidad. Este almíbar se deja templar unos minutos, para incorporar después el huevo y la yema batidos previamente. Al final se ha de obtener una mezcla espumosa.

Se espera un tiempo hasta que pierda temperatura (10 minutos) y se añade la mantequilla en pequeños trozos, previamente ablandada con la mano. Se continúa batiendo a velocidad media hasta que se convierte en una crema homogénea y esté lista para ser utilizada. Si no se va a utilizar de inmediato se ha de mantener en la nevera.

Variedades que se obtienen de la crema de mantequilla

Para 'jugar' con la crema teniéndola de base solo hay que añadir diferentes ingredientes, según el resultado que se busque en función del sabor y la textura necesaria. Siempre se añaden al final de la mezcla.

- Crema al café: Se añade a la crema de mantequilla esencia de café o café soluble.
- Crema al limón o a la naranja: Se añade zumo y ralladura de limón o de naranja.
- Crema de chocolate: Cacao en polvo.
- Crema de frutos secos: Frutos secos molidos.
- Crema al praliné: Praliné molido-avellanas molidas-.
- Crema inglesa
- Crema al merengue italiano: Merengue italiano -claras montadas a las que se añade, mientras están siendo batidas, un almíbar a 121ºC. Es necesario mantener el batido hasta que el conjunto esté totalmente frío.

Te puede interesar:

Infografías | Fotografías | Investigaciones