Saltar el menú de navegación e ir al contenido

  • Bienvenido (ES) | Ongi etorri (euskarazko bertsioa) | Benvingut (versió en català) | Benvido (versión en galego)
  • Bienvenido (ES)
  • Boletines
    •  | Baja  | Más opciones |
  • Portadas anteriores

EROSKI CONSUMER, el diario del consumidor

Buscador

logotipo de fundación

Canales de EROSKI CONSUMER


Estás en la siguiente localización: Portada > Alimentación > Aprender a comer bien > Dietas milagro

Tipos de contenidos: Alimentación

Concurso Interescolar
Λ

Contraindicaciones y consecuencias del empleo de dietas milagro a corto y largo plazo

No hay fórmulas mágicas para perder peso. Las dietas populares, basadas en su mayoría en falsas creencias, conducen a desequilibrios en el organismo con repercusiones más o menos graves para la salud

Todas las dietas recogidas en este estudio son hipocalóricas, esto es, ofrecen menos calorías de las que necesita el ser humano. Dentro de ellas, adquieren mayor importancia, por aumentar sus riesgos para la salud, aquéllas que suman al bajo aporte calórico un desequilibrio en la distribución de macronutrientes, así como un aporte deficitario de ciertas vitaminas y minerales.

La reducción en el aporte de calorías no se puede hacer de forma drástica y se ha de tener muy en cuenta que toda dieta inferior a las 1.200 calorías deberá ir acompañada de suplementos de vitaminas y minerales.

Déficits de micronutrientes más comunes y sus consecuencias


De minerales

  • Zinc: inmunodeficiencia, alteración del gusto y el apetito, y dificultad en la cicatrización de las heridas.
  • Hierro: debilidad y anemia ferropénica.
  • Calcio: maduración ósea defectuosa, osteoporosis y trastornos en la coagulación sanguínea.
  • Magnesio: debilidad muscular.
  • Yodo: hipertrofia de la glándula tiroides y bocio.
  • Sodio: reducción de apetito, apatía mental y calambres musculares.
  • Potasio: debilidad muscular y trastornos cardiacos.

De vitaminas

  • Tiamina o vitamina B1: astenia, problemas psíquicos como estados depresivos, irritabilidad, dificultad de concentración y problemas de memoria.
  • Riboflavina o vitamina B2: lesiones de mucosas y piel, y lesiones oculares en general.
  • Niacina o ácido nicotínico o nicotinamida o vitamina B3 o factor PP: lesiones cutáneas y gastrointestinales, y desórdenes nerviosos y mentales.
El principal riesgo de estas dietas reside en la inadecuada manera en la que se pierde peso con ellas
  • Piridoxina o vitamina B6: dermatitis, temblores musculares y litiasis renal.
  • Biotina o vitamina H o vitamina B8: fatiga, depresión, dolores musculares, náuseas.
  • Ácido fólico o vitamina B9 o folacina: trastornos digestivos, diarrea, anemia megaloblástica.
  • Cianocobalamina o vitamina B12: problemas de absorción, anemia perniciosa y alteraciones neurológicas.
  • Ácido ascórbico o vitamina C: hemorragias subcutáneas, encías rojas, y mala cicatrización de las heridas.
  • Retinol o vitamina A: trastornos oculares, alteraciones de las mucosas y inmunodeficiencia.
  • Vitamina D3 o colecalciferol o vitamina D: pérdida de masa ósea y osteomalacia.
  • Tocoferol o vitamina E: lesiones renales y alteraciones a nivel del aparato genital.
  • Vitamina K o filoquinona: trastornos en la coagulación sanguínea.
Riesgos para la salud


El principal riesgo de estas dietas reside en la inadecuada manera en la que se pierde peso con ellas, consecuencia de una reducción importante de las calorías ingeridas o bien de desequilibrios orgánicos que se originan al emplear alimentos en cantidad y calidad errónea. Es decir, se adelgaza a expensas de perder líquidos y electrolitos, reservas de glucógeno, proteínas corporales, y en un menor porcentaje grasa, que es lo que realmente interesa perder, aunque como prometen una rápida pérdida de peso, convencen a quienes las siguen.

No obstante, resultan del todo inadecuadas para lograr pérdidas de peso sostenidas, ya que además de peligrosas para la salud, no enseñan a adquirir hábitos alimentarios correctos ni garantizan que se mantenga a largo plazo la pérdida de peso.

Consecuencias generales de toda dieta hipocalórica y/o desequilibrada


Trastornos metabólicos Alteraciones gastrointestinales Alteraciones cardio-circulatorias Alteraciones dermatológicas Trastornos neuropsíquicos
Cetosis
Crisis de gota
Acidosis láctica
Náuseas
Vómitos
Diarreas
Estreñimiento
Arritmias
Hipotensión ortostática
Sequedad del pelo
Fragilidad de uñas
Pérdida de cabello
Intolerancia al frío
Insomnio
Ansiedad
Irritabilidad
Depresión
Distorsión de la imagen corporal
Bulimia o anorexia nerviosa
< Anterior Razones nutricionales Pág. 2 de 2



Otros servicios


Buscar en
Fundación EROSKI

Validaciones de esta página

  • : Conformidad con el Nivel Triple-A, de las Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web 1.0 del W3C-WAI
  • XHTML: Validación del W3C indicando que este documento es XHTML 1.1 correcto
  • CSS: Validación del W3C indicando que este documento usa CSS de forma correcta
  • RSS: Validación de feedvalidator.org indicando que nuestros titulares RSS tienen un formato correcto